Cuáles son los olores más molestos que existen

Es complicado realizar una lista sobre los olores más molestos con los que nos encontramos en nuestro día a día, porque posiblemente cada persona añadiría alguno más.

Cuáles son los olores más molestos que existen

La nariz de cada persona contiene, aproximadamente, 400 tipos de receptores olfativos. Con ellos es posible reconocer, disfrutar o rechazar olores percibidos de entorno. Esa capacidad de oler acompaña al ser humano desde el origen de la humanidad y le ha permitido librarse de amenazas. Además le facilita la orientación y desplazamiento cuando así lo requiere.

El olor es una emanación volátil, es decir, aérea e impalpable. No es posible tocar el olor pero su fuerza se siente por su impacto en los receptores olfativos. Es posible hablar de la suavidad de un aroma o de la agresividad de la fetidez. Es un estímulo y una percepción del sentido del olfato. Un substancia interactúa con los receptores olfativos, en ella se involucran la intensidad, la descripción cualitativa y la apreciación del aroma.

La intensidad es la concentración del olor en el aire y su recepción en la persona.

La descripción es personal porque está anclada a la memoria olfativa. Es decir, se describe en relación a olores conocidos y reconocidos. Es necesario indicar la incorporación de nuevas referencias ante experiencias novedosas.

Olores agradables y desagradables

El cerebro desarrolla la memoria olfativa de la persona. Así cada uno establece conexiones entre olores y vivencias. De esa manera se guardan o archivan recuerdos de olores y sus matices para identificarlos posteriormente. Los recuerdos olfativos nos permiten activar situaciones por periodo de vida. La infancia y la adolescencia, por ejemplo, tendrán sus olores agradables y desagradables característicos. También los lugares ofrecen un mundo de referencias olfativas. Así se recuerda el hogar y el salón de clases con las marcas propias de ellos. El olor de la cocina o de un pasillo tiene referencias que se vinculan con recuerdos. Con cierta frecuencia la descripción del olor se relaciona con otros sentidos. Así se describe un olor como agrio o dulce, suave o fuerte.

En el hogar existen dos espacios con olores característicos. La cocina y el baño serán siempre lugares de atención por sus olores. La cocina por ser el espacio de preparación de los alimentos se determina como sitio de extrema limpieza. Sus áreas de trabajo deben estar muy limpias. En ella el olor durante la preparación de las comidas debe ser apetitoso. Olores agradables y desagradables en la cocina dependen del proceso de preparación y de las referencias olfativas de las personas. Además, el olor a comida quemada es desagradable y el olor a gas es desagradable y peligroso. En el baño se requiere limpieza y allí se desarrolla el proceso de limpieza de los habitantes del hogar. Ese lugar no tendrá para las personas olores referentes a su uso.

En el cuidado personal se tiene esmero en la utilización de olores para distinguirse de los demás. Las sustancias elaboradas con ingredientes para oler bien se conocen como perfumes. Su combinación de esencias, flores y otros productos genera un olor especial. Al contacto con la piel emanará un olor individual. Es decir, se reconoce la fragancia pero con matices producidos por el pH individual. Cada persona se reconoce en un olor de perfume agradable para sí.

Olores agradables y desagradables ¿Cuáles son?

Aunque la percepción del olor es personal, se acepta que existen olores considerados agradables por la mayoría de las personas.

  • Olor a Bebé. Los bebés tienen un olor especial. Su piel nueva, libre de hormonas y su dieta producen un olor suave. Además es asociado con la ternura sentida al verlos.
  • Olor a limpio. La ropa recién lavada, una habitación limpia, la piel después de una ducha. Todos son olores agradables.
  • Olor a mar. La cercanía a la playa permite estar en contacto con el olor del agua salada del mar. Siempre se asocia a diversión, tranquilidad y vacaciones. Por lo tanto, ese olor es muy agradable.
  • Olor a pan recién horneado o galletas. La comida tiene registros muy particulares pero éste olor es aceptado como muy agradable por su conexión con el hogar y la familia.
  • Olor a flores. Las rosas, jazmines, orquídeas, en general sus olores son atractivos y tomadas para regalo.
  • Olor a fruta. Existen frutas con olor intenso. Los cítricos como el limón, la mandarina y la naranja tienen olores fáciles de reconocer y reconocidos por ser agradables.

Los olores desagradables causan rechazo y malestar en quien lo percibe.

  • El aliento de una persona sin higiene bucal o con padecimiento de enfermedades con ese síntoma.
  • El olor a pies sudados. El ácido isovalérico es un compuesto que produce mal olor en el sudor de los pies.
  • El olor corporal. Las axilas pueden emanar un olor fuerte y muy desagradable debido al consumo de ciertas comidas o la falta de higiene. También por la producción de hormonas durante la adolescencia.
  • El olor de algunos animales. Ciertos animales utilizan un mecanismo de defensa consistente en irradiar un olor fétido. Por ejemplo, las mofetas o zorrillos.
  • El olor de alimentos podridos. Los huevos descompuestos, los quesos macerados pueden ser muy desagradables.
  • El olor de los productos químicos. El amoniaco, el azufre y el cloro tienen emanaciones tan fuertes que pueden ser asfixiantes y sumamente desagradables.

Olores agradables y desagradables ¿son iguales para todos?

¡No son iguales para todos! Es necesario revisar los aspectos que contiene la determinación de lo agradable o desagradable. Algunas personas aceptan ciertos olores, rechazados por otros, por las referencias afectivas que ellos asocian. Por ejemplo, el olor del licor asociado a una fiesta de cumpleaños o una receta de la abuela es agradable. Ese olor asociado al malestar de la resaca no lo es.

En las prácticas religiosas, por ejemplo, se utilizan esencias e inciensos con diferentes fines. Ellos producen un olor fuerte valorado por los asistentes por su sentido simbólico-religioso. Debido a eso, algunas personas soportan los olores sin considerarlos agradables.

Olores agradables y desagradables serán percibidos por diferentes personas con la aceptación o rechazo individual o social. Los olores producidos por problemas de falta de higiene personal son considerados desagradables y son rechazados. Los olores emanados de la higiene son estimados de manera favorable.

Cada memoria olfativa organiza los recuerdos en relación a situaciones vividas con ese olor en particular. Esa referencia marca y define la aceptación o rechazo.


visibility 12621
favorite 1329

Si te ha gustado, dale a me gusta y compártelo con tus amigos


Comparte tu opinión, ¿qué te pareció el artículo?