Guía práctica de cómo hacer jabones caseros fácil y rápido

¿Te gustaría aprender a elaborar tus propios jabones artesanales? Es fácil y no te llevará mucho tiempo. Además, supone un ahorro para tu economía doméstica, y una pequeña contribución a un planeta más verde. En este post queremos enseñarte cómo hacer jabones caseros para usar o para regalar.  

¿Estás listo? Pues vamos a empezar con los ingredientes. 

Guía práctica de cómo hacer jabones caseros fácil y rápido

Ingredientes para hacer jabones caseros artesanales

Hay diferentes formas de fabricación de jabón natural dependiendo de los componentes que utilicemos. Los jabones “de toda la vida” los que hacían nuestras abuelas están hechos a partir de estos ingredientes:

* Aceite vegetal (puede ser reciclado): 500 g

* Agua (blanda o destilada): 195 g

* Sosa caustica: 80 g

* Aceites esenciales y exfoliantes (Son opcionales y se usan para añadir fragancias o propiedades a los jabones)

Puedes variar las cantidades, pero te recomendamos que respetes las proporciones. 

Tenemos que mencionar que hay otros jabones artesanales que pueden hacerse con glicerina o con aloe vera. Pero aquí vamos a centrarnos en el proceso para hacer jabón artesanal a la antigua usanza, dando salida al aceite vegetal reutilizado que de otra forma acabaría en la basura.  

Pasos para hacer un jabón casero

1.- Verter el agua en un bol  y añadir sosa

Vierte el agua en un bol o recipiente resistente, echa la sosa y remueve hasta disolver por completo. Ojo, la sosa es corrosiva, así que debes echarla lentamente, con cuidado y en un espacio abierto o bien ventilado, y siempre con guantes. Después deja reposar la mezcla hasta que se enfríe hasta los 32ºC. 

2.- Verter los aceites

Pesa el aceite vegetal siguiendo la proporción que hemos dado en los ingredientes, y échalo en un bol.  Intenta que no haya mucha diferencia entre el aceite y la mezcla de agua y sosa. 

3.- Mezclar el agua, aceite y la sosa

Cuando veas que la mezcla de sosa y agua ha reposado bastante y se ha aclarado un poco, viértela en el bol de aceite. No te preocupes si ves que el aceite va cambiando de color. 

4.- Utiliza una batidora de mano

Para hacer el jabón hay que mezclar bien todos los ingredientes, y para eso es necesario echar mano de la batidora. Sin embargo, lo mejor es que antes de batir a mano mezcles un poco con una cuchara grande y cuando veas que la mezcla va bien, usa la batidora hasta que tenga una consistencia totalmente homogénea.

5.- Añade aceites esenciales, colorantes y la decoración

Llegados a este punto es el momento de añadir a tu jabón cualquier aceite esencial o colorante que quieras. Puedes usar aceites esenciales de lavanda para darle una fragancia especialmente agradable. O añadir un colorante para que el jabón tenga un color más bonito. 

6.- Viértelo en tu molde favorito y espera 24 horas

Vierte el jabón en un molde para darle la forma deseada y después espera 24 horas antes de sacarlo del molde. No los dejes más tiempo del necesario en el molde porque entonces se podrían endurecer demasiado y romperse al intentar sacarlos. 

7.- ¡Disfruta de tu jabón casero artesanal!

Para usar el jabón habrá que esperar aún 30 días. ¿Y por qué tanto? Ese es el tiempo aproximado que el jabón necesita para perder el exceso de agua y regularizar su pH.

Beneficios de los jabones naturales 

Lo que más daño le hace a nuestra piel de los jabones industriales son los productos químicos que llevan. Los jabones naturales ayudan a mantener la piel hidratada, ya que no tienen químicos que resequen la piel. Por eso es más recomendable usar un jabón natural, que siempre será más respetuoso con tu cuerpo.

Los jabones naturales nos ayudan a mantener los aceites naturales que contiene nuestra piel además de ayudarnos a repararla y mantenerla sana. Además son muy buenos antioxidantes y muy buenos tónicos para nuestra piel, ya que la limpian en profundidad. Incluso hay algunos jabones naturales que ayudan a estimular la regeneración celular.

Por si fuera poco, pueden prepararse con ingredientes que resultan beneficiosos para determinadas enfermedades cutáneas, estando preparados expresamente para ello.

Los productos utilizados en la elaboración de jabones naturales mantienen mucho mejor sus propiedades. Además los jabones no incluyen derivados del petróleo, de esta manera evitamos la contaminación del medio ambiente.

Aunque los jabones naturales pueden llevar añadidos diferentes colores y aromas, estos no perjudican en absoluto a sus propiedades, pues no dañan a los elementos con los que han sido fabricados, más bien al contrario, les proporcionan un atractivo añadido.

Con todos estos beneficios que tienen los jabones naturales  para tu cuerpo y tu piel ya tienes buenas razones para usarlos en tu día a día. Y ahora cuéntanos. ¿Sueles usar jabones naturales? ¿Notas algún tipo de diferencia con los industriales? Los comentarios están abiertos.


visibility 4119
favorite 845

Si te ha gustado, dale a me gusta y compártelo con tus amigos


Comparte tu opinión, ¿qué te pareció el artículo?