Suscríbete

Puedes darte de baja en cualquier momento desde tu cuenta.

Cómo echarse colonia: las pautas que los expertos consideran correctas

Aunque parezca una acción muy simple y en la que apenas se pueden ampliar conocimientos, es conveniente que conozcas todas las técnicas más precisas acerca de cómo echarse colonia.

Teniendo en cuenta estas sugerencias, podrás aprovechar al máximo las prestaciones y las características de una determinada fragancia.

Sigue leyendo y descubre cómo echarse colonia correctamente para así optimizar el uso de estos productos que nos acompañan en nuestro día a día y que ayudan a definir nuestro estilo personal.

Cómo echarse perfume correctamente

Si eres de esas personas que se lamentan de la escasa duración de la fragancia junto a la persona que se la aplica, probablemente la razón de este problema sea que no te aplicas bien este producto, así como que estés usando un artículo de baja calidad.

Si has adquirido un perfume de imitación de calidad entre los que ofrecemos en Esenzzia, la razón será, seguramente, la primera, puesto que todos nuestros productos están elaborados de tal forma que mantienen sus propiedades olfativas durante un largo período de tiempo gracias a su composición, que consta de materias primas naturales y muy sofisticadas.

Cómo echarse colonia y disfrutar de sus prestaciones al máximo

Especialmente, hay que atender a las zonas del cuerpo en las que se puede rociar esta fragancia.

Una de las más prolíficas es el cuello, sobre todo en sus laterales. La razón de esta sugerencia es que se trata de una parte cálida, al ser una zona de pulso, por lo que garantiza una mayor duración de los efectos de estos productos.

También influye el hecho de que el cuello se encuentra, aproximadamente, a la misma altura que la nariz, por lo que se percibe este aroma con más facilidad, tanto por uno mismo como por los demás.

Tras las orejas o en la parte superior del pecho son otras buenas ideas de partes del cuerpo en los que rociar esta fragancia.

En cambio, es conveniente que evites las partes de mayor sudoración para que no merme el efecto del perfume.

Además de las partes del cuerpo, hay que atender a otras cuestiones, como una cantidad moderada en cada aplicación, una distancia prudente para que sus partículas se oxigenen bien antes de alcanzar tu cuerpo o su uso justo tras la ducha o el baño.

COMPARTE TU OPINIÓN