Cómo evitar el sudor excesivo en la cara este verano

En términos médicos, la transpiración excesiva se conoce como hiperhidrosis. ¿Cómo evitar el sudor en la cara? Te lo contamos a continuación.

Cómo evitar el sudor excesivo en la cara este verano

Ya hablamos el otro día sobre combatir el sudor en las axilas. Hoy hablamos de ese mismo problema, pero en la cara. La sudoración facial es beneficiosa para la piel, ya que los poros no se obstruyen y la piel es capaz de respirar, sin embargo, puede ser molesta, especialmente en verano. ¿Cómo evitar el sudor en la cara? Te lo contamos a continuación.

En términos médicos, la transpiración excesiva se conoce como hiperhidrosis. Cuando se extiende a la parte posterior del cuello, se conoce como hiperhidrosis craneofacial, pero por lo general es poco frecuente.

Cómo dejar de sudar en la cara

Para las mujeres que usan maquillaje con regularidad, la sudoración facial puede ser una molestia. Aunque no existe ninguna cura segura para este problema, hay varias técnicas que se pueden seguir para minimizar y controlar el sudor facial. Las toallitas faciales también pueden utilizarse para deshacerse de la sudoración facial excesiva.

Los polvos de talco absorben el sudor excesivo de la cara. Aplicando polvos de talco en la cara dos o tres veces al día podemos mantener el cutis seco. Las cremas no son un buen aliado, porque tienden a agravar la sudoración y puede hacerte sufrir problemas de acné.

Otro truco casero es coger un cubito de hielo y envolverlo en muselina. Limpia la cara con hielo 2-3 veces al día para curar la sudoración facial excesiva. El hielo ayuda a cerrar y apretar los poros, evitando la salida del sudor.  Este método es muy eficaz para ayudar a que tu maquillaje dure más tiempo. También puedes salpicar agua fría en la cara para controlar el sudor excesivo.

El pepino es un astringente natural. Ayuda a curar la sudoración facial excesiva cuando se utiliza regularmente. Extrae el jugo de un pepino, enfríalo en el refrigerador. Aplica el jugo con una esponja de algodón dos veces al día y déjalo hasta que se seque. Por otro lado, el té de salvia funciona como un gran remedio natural para la sudoración excesiva, ya que contiene altos niveles de ácido tánico y también es un astringente natural.

Si no obtienes los resultados deseados con los remedios caseros puedes evaluar las opciones quirúrgicas. Una de ellas es el tratamiento de bótox, que ayuda en la desactivación temporal del funcionamiento de las glándulas sudoríparas en las zonas donde se realiza el tratamiento.

Por qué se produce el sudor excesivo en la cara

Para combatir eficazmente el sudor en la zona del rostro es imprescindible detectar sus causas. Como hemos analizado anteriormente, existen varias soluciones orientadas a reducir la salida de sudor a través de los poros faciales, pero en su mayoría actúan cerrando los poros, al menos de forma transitoria.

La razón por la que actuamos directamente en el poro es que el sudor en la cara se produce por una sobreproducción del sistema nervioso simpático. Lo que conocemos como sistema nervioso simpático es la parte del sistema nervioso que aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria y el tamaño de las pupilas. También hace que los vasos sanguíneos se estrechen y reduce los jugos digestivos. ¿Qué quiere decir esto?, que son precisamente las situaciones que nos causan nervios las que van a hacer que el sudor facial se multiplique.

El sudor es una de las formas que tiene nuestro organismo de refrigerarse. Cuando tenemos mucho calor o nos enfrentamos a una situación de tensión, el propio cuerpo genera sudor con el objetivo de bajar la temperatura externa del cuerpo. En el caso del sistema nervioso simpático, este se activa ante situaciones de estrés o tensión, provocando que sudemos. 

El problema principal es que el sistema nervioso es un sistema biológico autónomo, y por tanto no podemos controlarlo. Ante un exceso de sudoración en la cara, no podemos hacer nada para frenar la actividad de nuestro sistema nervioso simpático, por eso debemos actuar directamente en el poro, reduciendo el sudor visible. 

La solución farmacológica

Hemos analizado algunas soluciones caseras que, sin duda, pueden frenar las consecuencias del sudor excesivo, además, también hemos explicado las ventajas del bótox en situaciones excepcionales, sin embargo, el tratamiento más seguido por pacientes con problemas de sudoración facial excesiva es el que se basa en fármacos específicos. 

Lo que conocemos como medicamentos anticolinérgicos son un conjunto de medicamentos que consiguen frenar gran parte de las consecuencias derivadas del sistema nervioso. Estos fármacos se utilizan para diversos fines, por ejemplo para mejorar la calidad de vida de pacientes con obstrucciones pulmonares y pacientes con el síndrome de la vejiga hiperactiva. El efecto es similar en todos los casos, lo que conseguimos es que el exceso de actividad del sistema nervioso no se traduzca en consecuencias nocivas para nuestro día a día.

En el caso específico del sudor excesivo en la cara, los fármacos anticolinérgicos reducen la cantidad de sudor que llega a nuestros poros. Este tipo de tratamiento debe venir siempre recetado por especialistas médicos, además, habitualmente se trata de tratamientos específicos, con un período de finalización y que suelen estar relacionados con la época de verano o con episodios de aumento de estrés. 

Exceso de sudor en el cuero cabelludo

En la mayoría de los casos, el sudor excesivo en el rostro está muy relacionado con un exceso de sudoración en el cuero cabelludo. Al igual que la cara, el cuero cabelludo también utiliza el sudor como un proceso de refrigeración natural, que se activa cuando percibimos mucho calor,  o bien cuando estamos ante una situación de estrés o de peligro. 

Las glándulas sudoríparas de la cabeza segregan una mezcla de agua, en un 99 %, y ácidos y sales, en un 1 %, para evitar que nuestra temperatura corporal aumente en exceso. El cuero cabelludo genera gran parte del sudor de nuestro cuerpo, por eso es importante que los poros de nuestra cabeza sean capaces de regular eficazmente el sudor de esta zona del cuerpo. 

Para evitarlo, debemos seguir tres consejos básicos que van a reducir la producción de sudor de nuestra cabeza:

  • Bebe agua regularmente.
  • Sigue una dieta sana.
  • Lava tu pelo regularmente. 

Beber agua permite refrigerar el cuerpo sin necesidad de sudar, así que tanto en situaciones de nervios, como en lugares en los que la temperatura es elevada, bebe agua y reducirás el sudor de tu cuero cabelludo.

También es importante llevar una dieta sana y por supuesto, lavar tu cabello regularmente, para evitar que la grasa incentive la producción de sudor glandular. 

Si el problema persiste, puedes acudir a tratamientos farmacológicos como los que analizamos anteriormente, o bien a cremas tópicas que actúen eficazmente sobre la producción de sudor.  

 


visibility 158149
favorite 32263

Si te ha gustado, dale a me gusta y compártelo con tus amigos


Comparte tu opinión, ¿qué te pareció el artículo?