Perfumes para mujer según su familia olfativa

Continúa leyendo para aprender más acerca de los tipos de perfumes para mujer según su familia olfativa.

Perfumes para mujer según su familia olfativa

Escoger un perfume puede ser una ardua tarea si no conoces las características del mismo y, lo más importante, cómo reacciona un determinado componente en tu piel. Para facilitar el trabajo, puedes tener en cuenta que la base de la composición en todos los perfumes es la misma: todos ellos parten de aceites esenciales obtenidos a partir de ciertas materias primas que se encuentran en la naturaleza. Así, se obtienen perfumes que, aunque finalmente consiguen sus propios matices, corresponden a una familia olfativa concreta.

Continúa leyendo para aprender más acerca de los tipos de perfumes para mujer según su familia olfativa.

Perfumes para mujer según su familia olfativa

Para clasificar los perfumes según la familia olfativa a la que pertenecen, hay que tener en cuenta los aceites esenciales que lo componen. Los aceites esenciales son extremadamente importantes dentro de la composición del perfume, ya que son los que van a marcar el tiempo que un perfume quedará impregnado en la piel.

Qué es una familia olfativa

Una familia olfativa es el conjunto de materias que componen principalmente un perfume determinado. Las familias olfativas permiten clasificar a los perfumes dependiendo de su aroma característico principal. Pueden ser masculinas, femeninas o mixtas, dependiendo de sus propiedades y del efecto que tengan sobre la piel.

Familias olfativas de perfumes

La clasificación de las familias olfativas no es universal, aunque existen dos clasificaciones que son las más utilizadas y aceptadas. La primera fue establecida por Michael Edwards, y se basa en crear subcategorías a partir de dos categorías generales.

La segunda y más detallada es la avalada por el Museo Internacional y el Comité Francés del Perfume, que propone siete familias en base a las notas esenciales que caracterizan al conjunto de fragancias.

Floral

Las flores son la materia prima más utilizada en perfumería debido a la amplia variedad de tipos que existen y al buen aroma de la gran mayoría. Permiten creaciones de todo tipo, aunque resulta especialmente complicado lograr una esencia completamente natural debido a que son productos que pierden fragancia desde el momento en que se corta. Las flores se utilizan especialmente en la creación de perfumes femeninos, siendo algunas de las más características la violeta, el jazmín, la rosa, la magnolia, el lirio, etc.

Oriental

Se denomina así porque su aroma tiene la capacidad de recordar a los sabores, colores y paisajes de Oriente, aunque también es conocida como especiada o ambarina. Requieren un alto nivel de control para lograr el aceite esencial, ya que su trabajo es el más complejo de todas las materias primas. En esta categoría se encuentra la vainilla, las resinas, aceites balsámicos, especias como el clavo o la pimienta, y plantas como el jengibre, el cacao o el regaliz. Se aconsejan para épocas frías del año, ya que el calor hace que resulten demasiado pesadas.

Cítrica

La familia cítrica, llamada también hespérida según la mitología griega, es aquella que basa sus aromas en los aceites esenciales que se obtienen de las pieles y cáscaras de las frutas cítricas como el limón, la naranja, la mandarina, la bergamota o el pomelo.  La característica principal de este tipo de perfumes es que resultan muy refrescantes y ligeros, y resultan perfectos para combinar con otros toques florales o de madera. Son especialmente recomendables para las estaciones más calurosas del año.

Cuero

Se trata de una familia alejada del resto de matices olfativos tradicionales, por lo que resulta al mismo tiempo peculiar y original. Los perfumes con aroma a cuero suelen estar compuestos también por otros aromas de madera, ahumados o amusgados, obteniendo como resultado perfumes discretos, sobrios y elegantes.

Madera

Es similar en cuanto a características a la familia floral, ya que resulta de un elemento natural, como es la madera. Como resultado, se obtienen perfumes muy diversos y variados, que tradicionalmente han estado asociados a los hombres, pero que cada vez se utilizan más para los perfumes femeninos. Dependiendo del resultado que se busque obtener, se pueden utilizar maderas de árboles como el pino, el cedro, el bambú, el sándalo, el roble, etc.

Chypre

Esta familia se consigue combinando los aromas de varias materias primas para conseguir una base amaderada, amusgada y cítrica. Las materias primas utilizadas para la creación de dicho perfume se obtuvieron por primera vez en Chipre, de donde obtiene se nombre. La combinación clásica de elementos en esta familia es: cítrica, de la bergamota; floral, de la rosa o el jazmín; madera, de pachuli; musgo, de roble; ámbar y almizcle.

Fougére

Se trata de otra familia generada a través del conjunto de diversas materias primas. En su composición se combina la madera, el musgo, la lavanda, la bergamota y la cumarina, añadiendo además otras notas dependiendo del objetivo a conseguir. Es una familia utilizada habitualmente para fragancias masculinas, por lo que resulta extraño verla en perfumes para mujer. 

Ahora que ya sabes qué tipos de perfumes para mujer según su familia olfativa existen, te resultará más fácil escoger uno teniendo en cuenta tus preferencias y cuáles son los elementos de base que aportará a tu piel. ¿Conocías las familias olfativas de los perfumes? Déjanos tu comentario.


visibility 4575
favorite 970

Si te ha gustado, dale a me gusta y compártelo con tus amigos


Comparte tu opinión, ¿qué te pareció el artículo?