Suscríbete

Puedes darte de baja en cualquier momento desde tu cuenta.

Anuncios de colonias sexistas: ¿siguen existiendo en pleno 2021?

En otras épocas, muchos colectivos de la sociedad lamentaban la presencia de anuncios de colonias sexistas en los medios de comunicación de masas, algo que, con el transcurso del tiempo, parece haber cambiado… ¿o no?

En este post, vamos a analizar algunos de los anuncios de colonias sexistas (supuestamente) que podemos ver en la actualidad, para ver si, realmente, ya muy avanzado el siglo XXI, el sector sigue cayendo en estos errores.

¿Siguen existiendo anuncios de colonias sexistas?

Al pensar en anuncios de colonias o perfumes, que se ven con más frecuencia en temporadas altas como la Navidad, seguro que, para describirlo, se nos viene a la cabeza aspectos tan esenciales y comunes en esta actividad como es la sensualidad y la sexualidad.

Estos criterios han sido, a lo largo de la historia de este mercado, indispensables para tratar de obtener los mejores resultados posibles a nivel comercial.

En estos mensajes, en muchas ocasiones, se ha lamentado un trasfondo machista en el que se puede intuir cierta degradación de la figura de la mujer.

El hombre como objeto de deseo, la figura femenina como la malvada o la mujer desnuda de manera recurrente son sólo algunas muestras de estos escenarios.

No obstante, el paso de los años y los cambios sociales han propiciado otras tendencias, otros gustos por parte de los receptores del mensaje y, por ello, de los potenciales clientes de estas fragancias.

El peligro de los estereotipos

La creación de estereotipos es uno de los riesgos más importantes de difundir a gran escala el mensaje comercial de los spots publicitarios, ya que, entre el público de estos canales de comunicación, pueden estar adolescentes, que pertenecen a un colectivo muy propenso a captar e imitar las actitudes que perciben en estas creaciones propagandísticas.

El poderío que demuestra el hombre en la mayor parte de los spots es un mensaje peligroso para aquellas personas y aquellos colectivos que luchan por la igualdad entre ambos géneros.

La figura genérica masculina vs femenina

Tras estudiar una gran proporción de spots en busca de anuncios de colonias sexistas a lo largo del tiempo, se ha concluido que existe una cierta diferencia entre el rol del hombre y el de la mujer.

Si bien la mujer es la que suele adoptar la función de “mala de la película”, como hemos mencionado antes o sin ropa, el hombre no es necesariamente el personaje que tiene que mostrar su cuerpo para vender el producto al receptor del mensaje.

El caso de Pure XS

Recientemente, hace pocos años, se ha dado una controversia respecto a un anuncio de la reconocida firma en el sector Paco Rabanne: para anunciar su Pure XS, se muestra a un hombre frente a un espejo, desvistiéndose, pero siempre con la parte superior del torso en el plano.

Este personaje es consciente de que hay varias mujeres mirándole desde un punto escondido, por lo que empieza a gustarse y a rociarse con el perfume para potenciar su sensualidad, algo que provoca la excitación de sus espectadoras.

Un informe del Observatorio de la Imagen de la Mujer (OIM) de 2017 consideró que se trataba de un caso de cosificación de la imagen femenina, siendo seres “fácilmente excitables y carentes de capacidad de autocontrol de las emociones”.

En este caso, siempre en base a la Ley General de Publicidad y las consideraciones del OIM, se podría considerar como una pieza ilícita.

Además, en la versión publicitaria de Pure Homme, se ven a varias mujeres que son seducidas por el protagonista masculino de la pieza, algo que algunos colectivos consideran un trato vejatorio hacia la mujer.

Pero, ¿qué pasa en la versión femenina del mismo perfume?

Precisamente, estos organismos denuncian que también en este caso se ve un trato desfavorable para la mujer, siendo injustificado el protagonismo del cuerpo de la mujer y su escasa vinculación con el sentido publicitario del producto.

Todas estas acciones, al igual que ocurre con acciones publicitarias de marcas de otros sectores, considera el OIM, puede contribuir a la vulneración de las medidas establecidas contra la violencia de género.

Teniendo en cuenta esto, se puede entender que aún en la actualidad se dan casos en los que el público percibe ciertos patrones de sexismo en la publicidad.

Las marcas, por su parte, se defienden negando estas conclusiones y alegando que se trata de la intención de mostrar el deseo de sus potenciales clientes, quienes pueden verse seducidos por el sentido del olfato.

Por tanto, siempre serán consideraciones enfrentadas, perspectivas antagónicas acerca de la forma de ver una determinada pieza. También es cierto que el número de anuncios denunciados por esta razón han ido disminuyendo con el paso del tiempo, aunque, a juicio de los colectivos que se consideran ofendidos por los anuncios de colonias sexistas, aún queda mucho camino por recorrer.

En Esenzzia, estamos en contra de toda perspectiva sexista de la publicidad, así como su relación con los perfumes, que, si bien es cierto que están sometidos a una diferenciación por géneros (salvo los unisex), esta se da por las tendencias y gustos generales de nuestros clientes.

COMPARTE TU OPINIÓN