Suscríbete

Puedes darte de baja en cualquier momento desde tu cuenta.

Por qué nunca debes dejar un perfume en el cuarto de baño

Seguro que si preguntamos a nuestros clientes acerca del lugar en el que almacenan sus perfumes, muchos de ellos nos indican un lugar de la casa que, en realidad, es contraproducente para tus intereses en relación con el uso de estos productos. Y es que dejar un perfume en el cuarto de baño no es una buena idea si lo que quieres es que su fragancia perdure en el tiempo.

En este post, te vamos a explicar por qué no dejar el perfume en el cuarto de baño y, seguramente, dejes de hacerlo para así procurar las mejores prestaciones del aroma que identifica tu estilo.

Por qué no dejar un perfume en el cuarto de baño

Una de las principales razones por las que se desaconseja almacenar perfume en el cuarto de baño es la humedad que se puede acumular en esta estancia, la cual, puede ser un lastre para garantizar la calidad de la fragancia en cuestión.

Si consultas las instrucciones de las fragancias, podrás observar que te indican que las conserves en un lugar seco, algo que no es compatible con el ambiente que se puede experimentar en un cuarto de baño: los cambios de temperatura que se suelen dar en este cuarto, muy bruscos en determinados momentos, no contribuyen para nada a una óptima conservación del producto.

Por tanto, a no ser que dispongas de un mueble o un espacio cerrado dentro del cuarto de baño donde introducir tus perfumes, no te recomendamos que los dejes a la intemperie debido al vaho que se produce en este espacio.

El cuarto de baño, en definitiva, no es el lugar más adecuado para dejar los perfumes, dadas sus características propias, conformando un producto que está vivo y, por ello, necesita mantenerse en óptimas condiciones para obtener los mejores resultados.

Entonces, ¿dónde dejar un perfume?

La forma más adecuada para conservar un perfume, en cuanto al lugar donde depositarlo para que nos espere hasta su próximo uso, es una estancia en la que la temperatura sea moderada, sin cambios bruscos de temperatura, que procuren la conservación más adecuada de la fragancia.

Debes asegurarte, además, de que se trata de un espacio alejado de fuentes de calor y de luz, ya que, de este modo, no se alterarán las cualidades organolépticas de este producto, especialmente aquellos elaborados con componentes cítricos, que son muy volátiles y se encuentran en constante cambio con el tiempo.

Otra medida esencial para mantener un perfume en perfectas condiciones es taparlo tras cada uso, ya que, de lo contrario, podría interactuar con el oxígeno del ambiente, siendo este un elemento muy perjudicial para las prestaciones de esta fragancia.

Por lo tanto, puedes buscar un rincón en el que almacenarlo que reúna estos requisitos, en busca de conservarlo como dictan los cánones de la alta perfumería; en este sentido, probablemente, tu habitación sea la mejor opción para satisfacer tus necesidades de conservación del producto en cuestión que ayudará a definir tu estilo.

Una caja o un armario, el mejor lugar

Si buscas, entonces, la mejor solución para satisfacer tus necesidades de mantenimiento de perfumes es una caja o un armario, donde puede estar sujeto al entorno más indicado para ello.

En otras palabras, cualquier lugar oscuro y seco es una buena idea, aislado del exterior en el que cualquier fenómeno perjudicial, como el vaho o la humedad, puede incidir en las características propias de la fragancia.

¿Vale la caja propia del perfume?

Muchas personas se preguntan sobre si la cajita propia en la que se distribuye el perfume es también un buen sitio en el que introducir y conservar el frasco del perfume. Pues, en caso de que sea un elemento totalmente cerrado, hermético y aislado, la respuesta es afirmativa, ya que, de esta forma, se impide la entrada de aire y, por tanto, de oxígeno en su interior.

Nunca en estanterías altas

Otra de las curiosidades acerca del lugar en el que dejar los perfumes es que no es muy aconsejable situarlo en lugares altos, como en los niveles superiores de una estantería.

La explicación de esta recomendación es que el vapor, cuando entra en contacto con una fuente de calor, tiende a ascender, por lo que entraría en contacto con el frasco de la fragancia.

Además, es muy probable que en cualquier momento pueda precipitarse y romperse por la gran altura en la que se encuentra.

Estas son algunas de las instrucciones de conservación esenciales para procurar el mejor uso de tus perfumes.

En Esenzzia, estamos especializados en la elaboración y oferta de perfumes de imitación de calidad para que puedas disfrutar de una experiencia exquisita en los momentos en que quieras aplicarte la fragancia que has escogido para acompañarte en todo tipo de ocasiones.

COMPARTE TU OPINIÓN