Suscríbete

Puedes darte de baja en cualquier momento desde tu cuenta.

8 errores al usar un perfume que evitar para aprovecharlo al máximo

Puedes ser víctima de distintos errores al usar un perfume en tu día a día sin que te des cuenta, por lo que es conveniente que los conozcas para, así, evitarlos y optimizar el rendimiento de estos productos que definen a la perfección tu estilo.

Como equipo de una empresa de perfumes de imitación líder en el sector, hemos comprobado una serie de hábitos en nuestros clientes que conviene erradicar para que así disfruten de las mejores prestaciones de nuestras creaciones con total garantía de durabilidad, calidad y seguridad.

Los 8 errores al usar un perfume más comunes

A continuación, te exponemos los 8 errores al usar un perfume más habituales y que recomendamos que dejes de hacer cuanto antes.

Rociar la fragancia sólo en la ropa

La aplicación del perfume solamente en las prendas de ropa es un fallo que no se puede dejar pasar si pretendes que te dure el máximo tiempo posible.

La superficie de la ropa no es la más adecuada para captar las notas aromáticas de estos productos, ya que, así, no emitirá sus aceites esenciales al entorno.

Piel seca

Aplicar esta fragancia sobre la piel seca no ayuda tampoco a optimizar sus cualidades, ya que, sobre esta capa sin hidratar, el líquido del perfume no puede actuar como se espera de él. Incluso, si la cubres con ropa u otras prendas, minimizas en mayor medida sus prestaciones.

Lo mejor, por tanto, es que apliques ese perfume sobre zonas que sabes que quedarán siempre al aire, como las muñecas o los cuellos.

Si es verano o vas a estar con mangas cortas, puedes recurrir a otras partes que queden al descubierto.

Frotarse las muñecas

Quizás este sea el mito que más conviene desmentir, ya que, aunque siempre nos hayan dicho que es una medida muy eficaz para optimizar el rendimiento de la fragancia, no es del todo así.

También puede ser que te hayan dicho esto para evitar mojar o manchar la ropa que entre en contacto con ellas. Optar por esta técnica es contraproducente, ya que, al hacerlo, incrementa la temperatura de la superficie de la piel, generando unas enzimas naturales que interactúan con el perfume y acaban modificando las notas altas y medias en algunas de las familias olfativas más frecuentes, como los perfumes florales.

Por tanto, te sugerimos que rocíes la fragancia y esperes unos segundos hasta que la piel absorba su contenido.

Dejar el perfume abierto mucho tiempo

Procurar que este producto se mantenga cerrado cuando no se vaya a utilizar es otra de las recomendaciones para evitar errores al usar perfume.

Ten en cuenta que los perfumes, con el paso del tiempo en contacto con el exterior, acaban sufriendo una alteración de sus características.

Precisamente, los perfumes tienen en común con el vino su capacidad de permanecer impertérrito durante el tiempo siempre que se mantengan en perfectas condiciones.

Los perfumes son productos elaborados a partir de ingredientes naturales, por lo que se considera que están vivos en el interior de la fragancia y, por tanto, se van modificando con los cambios en el ambiente.

Por ello, es conveniente dejar los perfumes cerrados, en lugares frescos, secos y donde no le alcance la luz natural.

Aplicar demasiado perfume

Si eres de las personas que se echan demasiado perfume, pensando que así le durará más tiempo o que este producto emitirá sus notas con una mayor calidad, estás ante uno de los principales errores al usar perfume.

No por echarte más perfume conseguirás esos resultados, sino que crearás un escenario contraproducente, tanto para ti como para tu entorno, que percibirá tu aroma como demasiado embriagador y que, incluso, acabe siendo repulsivo.

Que pase demasiado tiempo desde que estrenas el perfume hasta acabarlo

Los perfumes se ofrecen en frascos adaptados a las necesidades de los clientes, sobre todo, por una razón de peso: en cuanto empieza a vaciarse el frasco, hay más posibilidades de que el oxígeno se adentre y comience a alterar las cualidades organolépticas del mismo, por lo que conviene usarlo con frecuencia para mejorar los resultados en cada aplicación.

Por ello, si crees que has comprado un formato de gran dimensión para lo que consideres necesario en tu día a día, puede ser mejor que lo dividas en pequeños botes para evitar este efecto.

La lluvia de estrellas

Esa técnica que consiste en rociar el perfume al aire y pasar a continuación por ahí no sirve para acabar completamente perfumado no es nada práctico, ya que, a la larga, sólo servirá para malgastar este producto e, incluso, dejar perfumado el sitio en el que lo hagas.

Los más caros son los mejores

La consideración de que, cuanto más caros sean estos productos, mejores serán es una de las creencias más erróneas que existen, ya que nuestros perfumes de imitación superan en muchos casos las características de las fragancias de referencia a un precio extremadamente inferior.

En Esenzzia, estamos comprometidos con ofrecer nuestros productos de primera calidad a precios muy asequibles para que sean accesibles a todos los bolsillos.

COMPARTE TU OPINIÓN