Suscríbete

Puedes darte de baja en cualquier momento desde tu cuenta.

Alcohol de perfumería: en qué se diferencia del resto de variedades

El alcohol es una sustancia que se divide en distintas clases según su composición y su uso, por lo que el alcohol de perfumería es una categoría pensada para la composición de estos productos tan comunes en los neceseres de todas aquellas personas que se esmeran por cuidar su estilo.

En este post, vamos a analizar las características, propiedades y usos del alcohol de perfumería.

El etanol, uno de los tipos de alcohol de perfumería

El alcohol etílico o etanol es uno de los más comunes como alcohol de perfumería, conocido también como de grado alimentario.

Por ello, está también muy utilizado en el sector de la alimentación y la farmacia, siendo el más común para la formación de bebidas alcohólicas.

Se trata de la variedad más natural de las que podemos encontrar en el mercado, ya que se extrae de los procesos de fermentación de vinos, cañas de azúcar, levaduras y cereales.

Para la obtención de perfumes, se suele usar aquel cuya concentración de alcohol es de un 96%, aunque, cuando se quiere rebajar esta concentración, se puede rebajar con facilidad según el uso que se le vaya a dar.

En farmacia, suele destinarse a la creación de medicamentos de uso tópico y oral, así como para la fabricación de las conocidas como Flores de Bach.

El alcohol Denat de Grado Cosmético, otra solución para elaborar perfumes

El alcohol Denat o desnaturalizado es otro de los recursos fundamentales para operaciones de cosmética, perfumería o como germicida.

Se conoce como alcohol desnaturalizado al alcohol etílico al que se le ha añadido alcohol metílico, Benzoato de denatonio, terbunatol u otros derivados químicos tóxicos en muy reducidas proporciones para hacer que el resultado no sea potable.

Dada la reducida dosis que se emplea, es válido para productos de cosmética y como alcohol de perfumería.

Este alcohol, sin embargo, tiene carácter astringente y puede provocar pequeñas irritaciones en pieles sensibles, por lo que se desaconseja usarlo en la elaboración de perfumes caseros, ya que solo los expertos perfumistas conocen el modo de aplicarlo evitando en lo posible estos efectos. 

Alcohol bencílico para fijadores

Esta variedad está extendida a modo de fijador aromático, pero siempre en reducidas dimensiones, ya que su exceso podría ser realmente irritante.

Otros tipos de alcohol

Aparte de estas dos clases de alcohol ampliamente extendidas en el sector de la perfumería y la cosmética, podemos encontrar en el mercado otras variedades:

  • Alcohol isopropílico: usado, principalmente, como germicida, no se emplea para perfumería por un aroma demasiado intenso e irritante.

  • Alcohol metílico: extendido a modo de solvente industrial.

  • Alcohol gelificado: para combustible. 

En Esenzzia, conocemos a la perfección las propiedades, características y distintos usos de cada tipo de alcohol, por lo que aplicamos las técnicas más adecuadas para obtener el resultado más deseado en nuestros perfumes de imitación de primera calidad.

COMPARTE TU OPINIÓN