Suscríbete

Puedes darte de baja en cualquier momento desde tu cuenta.

Jabón casero con aceite usado: cómo hacerlo paso a paso

Si quieres contar con un jabón casero con aceite usado y así reciclar este producto para darle una vida nueva y útil, sigue los consejos que te ofrecemos en este post.

Aunque también es posible hacerlo con aceite nuevo, será mucho más provechoso recurrir a un aceite reciclado; no solo para ti, sino para el medioambiente, puesto que se puede llegar a contaminar hasta 50.000 litros de agua tirando solo un litro de aceite usado por el fregadero.

El proceso de elaboración consiste en la mezcla de grasa con una base fuerte, en busca de lo que se conoce en el argot químico como saponificación.

Cómo hacer jabón casero con aceite usado

Para poder elaborar este producto, sigue las siguientes instrucciones.

Precaución

Aunque se trate de un proceso sencillo, no dejan de intervenir elementos químicos, por lo que actúa cuidadosamente y realiza este proceso en un sitio ventilado, con guantes protectores, delantal y un recipiente de acero inoxidable.

Ingredientes

Unas medidas básicas para conseguir ese jabón casero con aceite usado son las siguientes:

  • 1 litro de aceite usado

  • 345 gramos de agua destilada

  • 135 gramos de soda o sosa cáustica

Paso a paso

Detallamos ahora el modo de obtener este jabón casero con aceite reciclado:

  1. Cuela el aceite usado para eliminar cualquier pequeña impureza.

  2. En el recipiente, preferiblemente de acero inoxidable, vierte agua y ve incorporando lentamente la sosa cáustica, la cual provocará una reacción química que emitirá vapores que deberás evitar aspirar, por lo que puedes usar una mascarilla y realizarlo en un lugar despejado.

  3. Para diluir la mezcla, usa un palo de madera o acero inoxidable hasta que se enfríe, ya que en el momento mismo de la mezcla puede alcanzar los 80ºC.

  4. Cuando consideres que tanto aceite como esta mezcla, conocida como lejía cáustica, están a la misma temperatura, puedes verter esta última sobre el aceite y remover con el palo. Tendrás que ser constante removiendo en el mismo sentido para evitar que la mezcla se corte, hasta que veas que ya es una composición homogénea.

  5. En ese punto, se puede añadir algún aceite aromático o pigmento para proporcionar características de fragancias y saludables.

  6. Se vierte la composición en moldes de jabón y se cubren con un paño para dejarlo enfríar.

  7. Pasadas 48 horas, se pueden extraer los moldes y disfrutar de ellos, aunque es recomendable dejarlos endurecer pasado un mes.

Siguiendo estas premisas, puedes obtener un jabón casero con aceite usado, contribuyendo así a un mejor aprovechamiento de tus recursos y, de paso, ayudar al medioambiente.

En nuestra tienda de perfumes de imitación, seguimos siempre procesos naturales, con materia prima pura y original que respeta en todo momento el entorno natural para ofrecer al cliente una experiencia única al mejor precio.

COMPARTE TU OPINIÓN